martes, 30 de abril de 2013

Entrevista a Reyes Navarro, coordinadora de los intérpretes de Canal Sur contratados por Infoserla

A raíz de los comentarios que empezaron a sucederse en las entradas de este blog dedicadas a la adjudicación de los servicios de interpretación de lengua de signos de Canal Sur (1, 2 y 3), me pareció que sería interesante entrevistar a alguno de los ocho ILS contratados por Infoserla y despedidos a los quince días. Uno de los autores de los comentarios se puso enseguida en contacto conmigo para facilitarme los contactos (gracias, Max) y lo cierto es que todas han sido muy amables y colaborativas.

Reyes Navarro, coordinadora del grupo de ILS
de Canal Sur 2 contratados por Infoserla.
He tenido la oportunidad de entrevistar a Reyes Navarro, coordinadora del equipo de ILS que trabajó en Canal Sur desde el 15 de febrero hasta el 1 de marzo de 2013, así como a dos de sus compañeras, Adriana Álvarez y Jennifer Bonilla (estas entrevistas las reservo para otra entrada para que no se haga pesada).

Reyes Navarro (37) entró en contacto con la lengua de signos hace quince años. Especialista en Lengua de Signos Española y pedagoga, ha trabajado durante muchos años en la Asociación Cultural de Integración Sordo-oyente (ACISO) de Sevilla como docente de esta lengua. Además, compaginó esta labor con servicios como intérprete y como formadora para otras instituciones, como la Junta de Andalucía:


  • Para empezar, ¿qué puedes contarnos sobre las condiciones de trabajo?
Infoserla, ganadora de la adjudicación de los servicios de interpretación a lengua de signos de Canal Sur, contactó con nosotros, 7 chicas y 1 chico, lo cual es muy complicado hoy en día. Hicimos la entrevista, nos comentaron los horarios, los turnos, el salario y todos encantados. El trabajo era muy bueno, para mí las condiciones eran excelentes. Y no digo que era bueno por salir en la tele, no, eso era algo más; era genial porque me gustaba, era un trabajo soñado. Para mí, personalmente, fue una lotería.

Me llamaron y en la entrevista miraron mi currículum. Se centraron en la experiencia que tenía con la comunidad sorda, mis titulaciones, etc. No me pidieron ninguna prueba de interpretación, pero es cierto que normalmente no se hacen pruebas, ni siquiera la Junta de Andalucía me la hizo. Creo que la selección no fue mala, sino que, en el fondo, con todo lo que ha pasado, da igual que hubieran seleccionado a Reyes que a Pepito, porque a cualquiera le hubieran puesto verde. Esa es la sensación que nos queda. Nos sentimos fracasados por todo lo que ha sucedido, por los vídeos y los comentarios, sin realmente haber fracasado nosotros. No entiendo por qué se nos ha criticado tanto si lo único que hemos hecho ha sido aceptar un trabajo.

  • ¿Cómo vivisteis toda la polémica durante las dos semanas que trabajasteis para Infoserla?
El 14 de febrero fuimos a conocer las instalaciones y, como había estudiantes de los ciclos allí protestando, tuvimos que entrar acompañados de seguridad. No queda claro si las protestas eran por la calidad de nuestro servicio o por haberles quitado el trabajo a los ILS de la FAAS. Los alumnos del ciclo protestaban, pero es que ellos tampoco van a tener trabajo. ¿Son de verdad conscientes de qué estaban reivindicando? Hablaban de dignificar la profesión, pero nosotros no la hemos echado por tierra. Nos sentimos mal personal y profesionalmente por todas estas críticas. Al verlo yo no entendía qué estaba pasando, no habíamos hecho nada malo. La tensión con la que hemos trabajado era brutal, nunca había trabajado así. Yo les decía a mis compañeras que ya pasaría, que en ese momento había mucha tensión. Pero no pasó, sino que explotó.

Esto sucedía en el lugar de trabajo, pero, además, al llegar a casa, todavía veías más críticas en las noticias, en Facebook,… Se protestaba porque lo hacíamos muy mal y yo, por ejemplo, llevo quince años con sordos. Cada uno tiene su propia forma de interpretar y te puede gustar una persona más o menos. Yo no he trabajado nunca con la FAAS, pero al menos tres compañeras sí, también como voluntarias, y nunca hubo ninguna queja... ¿Y ahora sí?
  • ¿Eras consciente de todo el movimiento que se estaba levantando a raíz del despido de los intérpretes de la FAAS?
 A decir verdad, no era consciente de la polémica que se iba a desatar antes de empezar a trabajar: me enteré solo un par de días antes, cuando el contacto con Infoserla me contó el tipo de llamadas que estaba recibiendo. 

No nos han dado oportunidad de mejorar, no nos ha dado tiempo. Es muy complicado, con la tensión que hemos vivido, ir al trabajo con una sonrisa en la cara y que tu equipo no se viniera abajo. Está claro que a todo el mundo que trabaja en la tele lo van a criticar, pero es que en mi caso es un trabajo que, por supuesto, dentro de tres meses haré mejor que ahora, pero peor que como lo haré en un año. Quedarse parada pensando o que no te salga algún signo es lo normal, también pasa cuando hablas con un sordo, porque no es tu lengua natural.

No todo han sido quejas. Hemos recibido mucho apoyo, tanto por parte de sordos como de oyentes conocedores de la lengua de signos española.

  • ¿Qué estabas haciendo cuando os comunicaron que os despedían?
Fue el 1 de marzo, no se me olvidará. Estaba interpretando junto con Nuria Morán y serían las cuatro de la tarde, estaban acabando las noticias e iba a empezar el programa de Juan y Medio. Yo estaba interpretando y veo que llaman a mi compañera al móvil, lo coge y se pone blanca. De repente me dice que pare de signar y que vaya. Dudé, aunque acabé levantándome y le respondí que estaba en directo, pero me dijo que llamara a María Luisa Lara, nuestro contacto en Infoserla.

Nos despidieron en directo. Al levantarme obedecí una orden, yo quería seguir interpretando, haciendo mi trabajo. Por teléfono me dijeron que se acababa el servicio, que recogiera mis cosas y que ellos avisaban al resto de mis compañeros. Canal Sur había rescindido el contrato, pero desde Infoserla se nos dijo que de nosotros no había queja: que habíamos sido muy profesionales y se quitaban el sombrero. Nosotras no podíamos ni hablar de las lágrimas.

Mis compañeros debían de estar ya alertados, porque enseguida aparecieron los subtítulos y despareció la imagen la silla vacía. Además, empezamos a recibir whatsapps de compañeros, unos de apoyo y otros felicitándose porque volvían los antiguos intérpretes, diciendo que al día siguiente ya volvían los antiguos intérpretes (y, efectivamente, así fue, aunque a nosotros no nos habían dicho nada). No sé si estaba todo preparado, pero a la hora ya empezamos a recibir estos mensajes: la noticia corrió como la pólvora.

  • ¿Os han explicado ya las razones del despido?
Como coordinadora, después de hablar con mis compañeros, me encargué de llamar a la empresa, pero me dijeron que, como estaban con temas de abogados, no me podían dar más explicaciones que las que nos habían dado ya. Que era todo politiqueo y que era algo que tanto a la empresa como a nosotros se nos iba de las manos.

No sé si hemos sido cabeza de turco, no lo sé. Lo único que sé es que nos hemos quedado sin trabajo. A mí dinero no me ha costado, porque soy de Sevilla, pero sí sudor y lágrimas. Yo tengo familia, marido, niña, hipoteca, otras tienen hijos, otras han venido a Sevilla desde otras ciudades,... Y de repente un contrato de un año prorrogable a dos años más acaba siendo de quince días y sin obtener ninguna explicación.
  • Una de las críticas que se han leído en los medios ha sido que no contabais con suficiente experiencia como para interpretar en televisión.
Quiero resaltar que todos teníamos ya experiencia laboral, como mínimo de dos años, ninguno salía de las prácticas del ciclo, aunque es cierto que ninguno teníamos experiencia televisiva. Además, la mayoría de los ILS tenían otras titulaciones.

  • En vuestro manifiesto os lamentabais de que compañeros de profesión os hubieran criticado, en contra de lo que estipula el código ético...
Yo no tengo nada en contra de los intérpretes de la FAAS, ni ellos deberían tener nada en contra de nosotros. Ellos siempre han sido nuestro modelo... Y claro que nos duele que se haya dicho todo esto. A mí me parece natural que se quejen por recuperar su trabajo, que hablen con quien sea, pero no me parece bien que desde las asociaciones asociadas a la FAAS les digan a los sordos qué tienen que decir, porque eso no es justo. En todo caso deben decidir las personas sordas si se quejan o no.

  • El presidente de la Asociación Cultural de Personas Sordas de Sevilla, Joaquín Solís, publicó un vídeo en el que manifestaba su satisfacción porque por fin habían vuelto los intérpretes de la FAAS y diciendo que os habíais burlado de la Comunidad Sorda, que sois unos payasos y que la calidad de vuestro trabajo no era buena.

Yo no creo que haya intérpretes de primera categoría y de segunda, creo que todos vamos a una: por eso trabajamos por los derechos del sordo y la Comunidad Sorda. Tengo menos experiencia en televisión que los intérpretes de la FAAS, eso por supuesto. Pero ellos también tuvieron un primer día.

  • ¿Crees que todo lo sucedido te afectará profesionalmente?
Por supuesto que esto afectará a nuestro futuro profesional. Aquí todos nos conocemos. Yo ni he robado ni he matado a nadie, solo he aceptado un trabajo. Porque si yo no lo aceptaba, lo iba a coger otro, y esto es así. A mí me contrató una empresa, así que si hay quejas deberían transmitirse a la empresa.

Si hubiera sabido todo lo que iba a pasar, no hubiera aceptado el trabajo. No me arrepiento de haberlo intentado, porque siempre hay que intentarlo, pero parece que ahora el haber trabajado en Infoserla sea una mancha en tu currículum. Hay hasta que pensarse si incluirlo o no. Y no debería ser así, porque el trabajo está relacionado con nuestros estudios, con lo que nos gusta y además cobrábamos por trabajar.
  • ¿Qué sientes al pensar en tu trabajo para Canal Sur?

Una sensación agridulce: por un lado, alegría y entusiasmo por poder desarrollar un trabajo tan bonito y tan amado; por otro lado, una sensación de tristeza al ver cómo se ha manipulado a gente para conseguir un objetivo y echar por tierra el trabajo de ocho personas. He tenido la oportunidad de conocer a ocho personas estupendas y realmente me quedo con eso.


Esta entrevista se realizó telefónicamente el 20 de marzo de 2013. Muchas gracias a Reyes Navarro por haber aceptado exponer su puesto de vista en «Dicho de otra forma».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada