lunes, 27 de mayo de 2013

Traductores: ejercicio de autopercepción


Hace un par de fines de semana, María Tatay decidió entretener a los traductores del ciberespacio hispanoparlante al proponer la etiqueta #postureotraductor. Entre todos teníamos que buscar todo aquello que nos identifica como traductores, burlarnos de nuestras traductoradas y tomarnos la vida con un poquito de humor. Así todo sabe mejor.

Perdonad que no haya incluido el nombre de los autores, pero son muchos tuits (conseguí rescatar unos 600) y me hubiera llevado mucho más tiempo (y estoy de exámenes). Gracias a todos los que colaborasteis.

PD: Más abajo hay un apartado dedicado al postureo de los intérpretes, por si alguno quiere coger un atajo.

Traductores, nos reconocerás por...
  • En los viajes, ser quien pregunta todo «porque hablas idiomas».
  • Ver extranjeros y, aunque no los entendamos, jugar a averiguar en qué hablan.
  • Ofrecernos a ayudar a un dependiente y a un guiri que no se entienden.
  • Si nos dan la carta de un bar en inglés, leerla con lupa para ver cuántas barbaridades encontramos.
La foto es antigua, pero nunca he visto una mejor muestra de traducción chapucera.
 
  • Ver una serie en V.O. y pensar: «pobre del que tenga que traducir esto».
  • Aprender una sexta lengua y pillar algo difícil muy rápido porque otra de nuestras lenguas funciona igual.
  • Configurar el móvil en la lengua que estamos aprendiendo. 
  • Cantar las canciones en inglés con una pronunciación perfecta y sin inventárnoslas [o, en su defecto, inventarnos versiones alternativas gramaticalmente correctas].



Los diccionarios, nuestros mayores aliados
  • Entramos en pánico cuando no funciona Wordreference.
  • Adoramos al Linguee como a un dios.
  • Somos del DRAE o del María Moliner en vez de del Madrid o el Barça.
  • Utilizamos diccionarios monolingües de la lengua B porque los bilingües no nos sacan de dudas.
  • Pasamos horas jugando con el Wordreference saltando de un foro a otro.
  • Recurrimos a las imágenes de Google cuando no encontramos el significado de una palabra.

martes, 21 de mayo de 2013

Cómo cantarle a quien no oye

Acabo de ver este corto y me ha gustado tanto que he decidido hacer una pequeña actualización para que no os lo perdáis. Espero que lo disfrutéis tanto como lo he hecho yo.

Se titula «Cupidity Cagetería Kismet» y en el fondo, fondo es un anuncio de Cornetto.


¿Aprenderíais lengua de signos por amor?

sábado, 18 de mayo de 2013

Y el One Lovely Blog Award goes to...

¡Muchísimos blogs! Y, entre ellos, «Dicho de otra forma». Qué alegría me ha dado esta cuatrinominación por parte de Elixabete García, Merche García, Elena Nevado e Inés Campillo. Muchas gracias, de verdad, chicas. Es importante saber de vez en cuando que lo que escribes, que todo ese tiempo invertido (también hay que pensar sobre qué escribir, recopilar información, etc.) es útil e interesante para tus lectores (lectoras, en este caso).



Las reglas de este juego bloguero son las siguientes: si te nominan, tienes que responder las once preguntas de quien que te nominó, formular tú otras once y nominar a once blogueros que merezcan un aplauso virtual.

Para no responder 44 preguntas, he seleccionado las que me han parecido más interesantes. Aquí van:

  • ¿En qué está especializado tu blog y por qué elegiste esta especialización?
Aunque en un principio mi intención era escribir sobre traducción e interpretación y, de vez en cuando, sobre temas relacionados con la sordera y la lengua de signos, lo cierto es que al final casi escribo solo sobre esto... ¡pero es que me parece todo tan interesante! ¡Tan digno de difundir!
  • ¿Cada cuánto sueles escribir en el blog y en qué momentos?
Escribo cuando puedo. El problema es que siempre estoy muy liada y pocas veces encuentro el momento adecuado. Al final acabo sincronizando varias tareas para no dejarlo abandonaíco y por tanto no puedo actualizarlo tanto como me gustaría. Sin embargo, tengo claro qué es lo fundamental: que el contenido sea de calidad, interesante y original. La frecuencia de actualización no es tan importante si cuidas todo lo demás.
  • ¿Conoces a alguna persona sorda?
Pues sí, a algunas. Me llegáis a hacer esta pregunta hace un año y medio y os habría dicho que no. De todas maneras, si lo pensáis bien, quizá sí conozcamos a más personas sordas de las que nos creemos. ¿O de verdad ningún conocido vuestro lleva audífono, es sordo de un oído, no oye la tele si no está muy alta,...? Porque mi abuela hace un año y medio ya llevaba audífono y a mí no se me hubiera ocurrido en aquel entonces pensar en ella como en una mujer sorda.
  • ¿Qué debe tener un blog para que te interese o qué debe tener para que dejes de seguirlo?
Sigo blogs de diferentes temáticas (traducción, interpretación, sordera y lengua de signos, manualidades, viajes,...), pero todos coinciden en algo: aportan contenido de calidad, información interesante que no necesariamente tiene que servirme profesionalmente. Que me provoquen una sonrisa, una carcajada o un simple pensamiento positivo también lo tengo en cuenta a la hora de elegir qué leo y qué no. Por otro lado, todos cuidan mucho el estilo (ortografía, sintaxis y demás amiguitos de clase de lengua). ¡No a la horrografía!

lunes, 13 de mayo de 2013

Ámbitos: interpretación en el ámbito sanitario

Hoy hablaremos sobre los servicios médicos, es decir, aquellas interpretaciones que se dan en ocasiones tan variadas como urgencias, sesiones de rehabilitación, citas con los médicos de cabecera, clases de preparación al parto o incluso intervenciones quirúrgicas. Voy a hacer especial referencia a los interpretes de lenguas de signos porque considero que la mayoría de lectores es este tipo de situación la que desconoce. Al menos a mí en la carrera de TeI no me hablaron nunca de la interpretación de lengua de signos, y mucho menos de los retos de los servicios específicos...


Pues bien, en el caso de la interpretación de lengua de signos, es frecuente que los profesionales sanitarios no sepan siquiera cuáles son las funciones que cumplen y no tengan ni idea de cómo comportarse en su presencia. Por ejemplo les puede sorprender que el ILS se sitúe a su lado y no junto con el paciente. ¿Y esto por qué? Pues porque probablemente piensen que se trata de un familiar que acude para «auxiliar» al paciente sordo y, por tanto, dirijan todas sus preguntas (incluso al pedir detalles sobre la historia clínica) y explicaciones al intérprete.

En ese momento hay que intervenir -y esto es algo que puede hacer tanto el usuario sordo como el intérprete- para explicar que esta persona de negro que nos acompaña no es nuestro familiar, sino un profesional, cuya labor es interpretar entre ambas lenguas, pero que el personal sanitario debe dirigirse en todo momento al paciente. De hecho, antes de entrar en la sala es recomendable pactar con el usuario dónde prefiere que se sitúe el ILS y quién debe hablar con el personal sanitario en caso de que haga falta.




Habrá ocasiones en las que el ILS deba abandonar la sala para preservar la intimidad del paciente, por ejemplo cuando tienen que desnudarse para una exploración o durante una revisión ginecológica. En estos casos, lo ideal es avisar a los médicos de que por favor no hablen durante las pruebas con el paciente, ya que el ILS no podrá interpretar sus palabras. Proceder así conlleva más tiempo, por supuesto, pero las personas sordas tienen derecho tanto a preservar su intimidad como a acceder a la información en lengua de signos. Una alternativa sería, si la mujer está sentada en el potro, que el ILS se sitúe a un lado, donde pueda ejercer su trabajo sin interferir en el trabajo del médico y preservando la intimidad de la mujer, algo similar a esto:





Hay otro tipo de situaciones en las que quizá valga la pena pactar ciertos signos con los médicos porque, por ejemplo durante un procedimiento, no vayan a poder comunicarse. Buscando información por internet encontré esta guía para que los pacientes puedan comunicarse de forma muy elemental con su dentista durante los procedimientos:

viernes, 3 de mayo de 2013

Entrevista con Adriana Álvarez y Jennifer Bonilla, intérpretes de Canal Sur


Adriana Álvarez recibió un correo de la asociación
a la que pertenece con explicaciones sobre cómo
quejarse de sus propios servicios de interpretación.
Como ya os avancé, he tenido la oportunidad de entrevistar a dos intérpretes de lengua de signos más de las contratadas por Infoserla, además de a Reyes Navarro, la coordinadora del equipo.

Adriana Álvarez (26), ILS y diplomada en Magisterio de Educación Primaria, es una de ellas. En 2007 empezó un curso de comunicación de lengua de signos y, animada por su profesor, se acercó a APROSOJA, la Asociación Provincial de Personas Sordas de Jaén, de la que es socia desde entonces. Tras muchas tardes allí, y haber finalizado los primeros dos niveles de los cursos de F.P.O de la Junta de Andalucía, la animaron a hacer el ciclo superior de interpretación en lengua de signos, que finalizó en 2010. En esta asociación ha tenido ocasión de interpretar conferencias, asambleas, hacer servicios en una autoescuela e incluso interpretar una boda. De hecho, incluso se presentó al segundo Festival de la Canción en Lengua de Signos con una persona sorda y ganaron el primer premio. El pasado mes de febrero se fue a Sevilla a vivir porque había conseguido trabajo como ILS en Canal Sur.

  • ¿Consideras que estabas preparada para empezar a trabajar como ILS de Canal Sur?
Como intérprete, sí, tengo experiencia. Nunca había interpretado en televisión, pero eso sucede siempre que interpretas en un nuevo tipo de servicio. Los primeros días lo pasas peor, pero luego te adaptas. Canal Sur es el único medio donde puedes trabajar como intérprete en televisión aquí en Andalucía, así que realmente no podían pedir experiencia en este medio.

Trabajamos con mucha presión, tanto externa como interna. Pero una vez llegabas al trabajo, te sentabas en la silla y tenías que olvidar todo e interpretar. El equipo anterior ya llevaba cuatro meses trabajando en televisión y, de repente, entramos nosotros, un equipo nuevo a hacer esa labor. Es normal que se notara la diferencia.

  • ¿Cómo fue el proceso de contratación?
Vi una oferta en internet y mandé el currículum sin saber que era para Canal Sur. Contactaron conmigo, me entrevistaron y me contrataron, fue todo muy sencillo.

Acepté un contrato muy aceptable, en mi opinión. Es posible que los antiguos intérpretes de la FAAS cobraran más, pero es que ellos ni siquiera han llegado a cobrar todo el salario de los meses que han trabajado, no sé si ya se habrán puesto al día con los pagos o no. No entiendo por eso la crítica: quizá nosotros cobremos un poco menos, pero al menos sí recibimos el dinero.

Las condiciones desde luego no eran inhumanas y durante los quince días que hemos trabajado la empresa se ha portado bien con nosotros. Los turnos los organizaba la coordinadora del grupo, siempre había dos personas y los turnos los organizábamos en función de la dificultad del programa. En un primer momento, lo acordado era cambiar cada veinte minutos, pero la idea era que luego, si estábamos cómodas, pudiéramos llegar a los veinticinco minutos o media hora. Un intérprete trabajaba en activo y otro en pasivo, siempre uno frente a otro, de apoyo.

En cuanto al salario, no te puedo especificar, pero por ejemplo yo, que he tenido que ir a vivir a Sevilla desde Jaén, no salía perdiendo dinero. El sueldo era un sueldo en condiciones para los tiempos que corren. 

  • Reyes Navarro me comentó que recibiste un correo electrónico de la asociación a la que perteneces con detalles sobre cómo quejarse de la calidad de los intérpretes contratados por Infoserla, es decir, de la calidad de tu propio trabajo. ¿Qué sentiste?
Me quedé asombrada, soy socia desde el año 2008 y desde hace un año difunden las noticias a través de internet. Me llegó un correo y era un copia-pega, un modelo para quejarse como persona sorda o como usuario de la lengua de signos. Se lo daban en bandeja a las personas sordas para que se quejaran. A mí me incluyeron porque era un mensaje en cadena. Pero es muy fuerte que te llegue un correo sobre cómo reclamarte a ti misma.